Caminamos a Rovaniemi:

jueves, 25 de marzo de 2010

Aprendiendo...



Muchas veces el aspirante procede respecto a la verdad tan ignorantemente como el hombre de esta historia.
No conocía la madera de sándalo, pero había escuchado mucho sobre sus excelencias.
Nació así en él un fuerte deseo por conocer esa clase de madera tan ponderada y entonces decidió escribir a sus mejores amigos para pedirles un pedazo de esa clase de madera.
De este modo, escribió numerosas cartas a sus amigos y en todas ellas hacía la misma petición:
«Por favor, enviadme madera de sándalo.»
Y un día, de repente, descubrió que el lápiz con el que llevaba meses escribiendo aquellas cartas era precisamente de olorosa madera de sándalo.
El ser humano busca la felicidad fuera de él, cuando la verdadera y estable felicidad se halla en su interior.
Pide lo que ya tiene, busca lo que nunca ha perdido.

6 comentarios:

Gise =) dijo...

Y que maravilloso es cuando decibrimos lo que hay en nsootros y asi podemos demostrar a los demas que se puede y que solo hay que buscar en el interior de cada uno!!!!!
FAntastico post!!!!!!
<3 besotes!!!!

Juan Carlos dijo...

Muchas veces buscamos fuera, lejos, lo que tenemos dentro o muy cerca, al lado. Debemos quitarnos la venda de los ojos.

Un abrazo.

PS.: Me gusta la foto aunque espero que el color anaranjado sea un efecto y no los efectos de un incendio.

Dama dijo...

Hija que foto tan preciosíiiisima...
Me ha encantado este relato y que razón.. solemos caer en ese error de buscar lo bueno que tenemos y que nunca perdimos, que bonito final Spica.

Me alegra leerte de nuevo

Muchos besos y felices días.

bahhia dijo...

Siempre tratando de hacer responsables a los demás de nuestra propia existencia en lugar de tomar nosotros mismos esa maravillosa responsabilidad.

Hay un proverbio que dice:

Se como el sándalo que perfuma el hacha que lo hiere.

Me vino a la cabeza al leerte.

Bssssssss

Anónimo dijo...

MIS PENSAMIENTOS. MERCE CARDONA.

Dice, es la primera vez que entro en tu casa, la verdad me ha encantado, las fotos y el contenido, no valoramos lo que tenemos dentro de nosotros, siempre vamos buscando, y la verdad he descubierto que no hay que buscar....

Besosssssssssssssssss

La sonrisa de Hiperión dijo...

El sendero que nos lleva, que nos imparte y nos parte las venas, llevándonos hace dios sabe donde...

Saludos y un abrazo enorme.